menu
keyboard_arrow_down

Aumenta la incidencia de bebés estresados


¿Sabes que hoy en día un bebé tiene 50 veces más probabilidades de sufrir estrés que hace 15 años?


Cólicos, falta de cuidados, ruidos, soledad, oscuridad, inadecuada alimentación o falta de cariño o discusiones en el ambiente familiar, son sólo algunos de los factores que pueden provocar estrés en un recién nacido.
Los bebés suelen manifestar su malestar con llanto, estar en un estado de alerta elevado, dormir mal, irritabilidad o mostrar pérdida del apetito.

Aunque no hay datos concretos sobre su incidencia, existen evidencias de que este trastorno puede estar aumentando en la últimas generaciones, debido a distintas causas como los cambios en el modelo social y familiar, el exceso de exigencia o permisividad y la incomunicación, entre otros.

Algunos autores hablan de una tasa de prevalencia del estrés en la población infantil que oscila entre el 9 y el 21%, según recoge un estudio sobre el estrés del bebé, dirigido por el D. Francisco Miguel Tobal, profesor titular de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid y experto en proyectos de investigación sobre ansiedad y estrés.

Según distintos autores, la ansiedad y el miedo son experiencias humanas universales desde el nacimiento y constituyen uno de los rasgos más relevantes de la personalidad.

Los consejos para prevenir o paliar el estrés de los bebés dependen de las causas que lo provoquen, aunque de forma general se debe conseguir que el niño se sienta atendido, querido e integrado dentro de la familia y que viva en un ambiente tranquilo.  Además la lactancia materna es uno de los mejores factores para prevenir el estrés del recién nacido.

¿Te ha gustado este artículo?

También te puede interesar...

clear

Subscripción a newsletter

Nombre

Correo electrónico

Repite el correo electrónico

Comparte

Google+
Tumblr
Pinterest
WhatsApp
Telegram