menu
keyboard_arrow_down

Baloncesto, un deporte con grandes beneficios para los niños


El baloncesto es uno de los deportes favoritos de niños y su práctica es muy beneficiosa para el desarrollo mental, social y físico de los pequeños 
Hoy en día el baloncesto es uno de los deportes favoritos de niños y adolescentes y astro rey en la escuela. La influencia americana del deporte espectáculo, los equipos míticos y la buena estela de la selección española influyen sin duda a la hora de elegir el baloncesto como práctica deportiva entre los escolares. 

A diferencia de otros, es uno de los deportes más equilibrado en cuanto a su práctica entre chicos y chicas. El baloncesto sin duda invita a una de las máximas del deporte escolar: divertirse jugando.

Algo que hay que tener siempre presente sobre todo en las edades más tempranas teniendo en cuenta que no deja de ser un deporte de competición. Por ello es clave el papel que desarrollan entrenadores, directivos y padres.  Todo ello en la línea, como dice la Organización Mundial de la Salud, de entender el deporte como verdadero motor de la salud física, mental y social con el objetivo de mejorar la calidad de vida.    

Muchos niños inician su práctica con el mini-basket a partir de los cinco o seis años, edad en la que hay tener en cuenta sus características y posibilidades individuales, desarrollar su talento e iniciativa y, ante todo, hacer que se diviertan para que no abandonen el juego.

Conforme van creciendo se profundiza más en la técnica, hasta llegar a la adolescencia, una edad complicada, en la que la autoconfianza es clave. Poco a poco gana terreno la técnica individual sin perder de vista el juego en equipo, siendo más perceptivo el cambio en la categoría junior.

VALORES PARA LA VIDA

Nunca hay que olvidar que nos encontramos ante niños que se están formando y el deporte contribuirá en el desarrollo de valores personales y sociales. De la buena práctica y ambiente creado por los entrenadores dependerá en gran medida la consecución de muchos de ellos.

También de los padres en la medida que entiendan que es un juego y que no se puede extrapolar el ámbito competitivo adulto al infantil y juvenil, y que son ellos siempre un ejemplo a seguir, con el respeto, apoyo y actitudes alejadas de una presión en la cancha u otras que contradigan los valores fundamentales de la práctica deportiva. Y es que el deporte debe crecer junto al niño y no a la inversa, porque el niño no es un adulto en miniatura.

Tanto la actividad realizada en Mini-Basket como en Baloncesto, canalizada de forma positiva, se puede convertir en una gran oportunidad de formación de valores para la vida.  

La disciplina y el compromiso que se adquiere en cada partido, con el equipo y con el club, es uno de ellos, según destaca el especialista José María Buceta.  

En este sentido, señala también la asunción de responsabilidades personales o individuales y lo que supone un aprendizaje muy importante de cara el futuro: trabajar en equipo. También aprenden a respetar a los demás, con todas sus individualidades (etnias, nacionalidades, etc) y diferentes posiciones alrededor de la cancha (árbitros, rivales, etc)

La perseverancia y la valoración del esfuerzo, aspectos que los que nuestra sociedad actual debe hacer más hincapié, sobre todo en los jóvenes que tienen patrones de éxito rápido y fácil a través de la televisión, son otras de las ventajas de la práctica positiva del baloncesto.

Y por supuesto no hay que olvidar que estamos hablando de un deporte de competición, con lo que aprender a competir de forma saludable, será un gran valor muy útil a lo largo de su vida.

Dentro de los deportes de competición con pelota el baloncesto es uno de los menos agresivos. Y además del componente social, y de todas las ventajas físicas que conlleva el deporte, en el caso del Baloncesto va unido un desarrollo de las capacidades mentales propias del juego con pelota, al tener que saber atender y concentrarse en todo lo que le rodea.

En el baloncesto hay muchos estímulos tanto en número como en intensidad y los niños están inmersos en procesos cognitivos de seleccionar, almacenar datos y algo tan importante como la constante toma de decisiones.

Seguridad en el control y confianza en sí mismos, son otras de las muchas ventajas de este deporte. Así como el sentimiento de equipo.

Hay que tener en cuenta que la práctica de este deporte se lleva a cabo varios días a la semana entre sesiones de entrenamiento y partidos, con lo que puede llegar un momento en el que el baloncesto sea una parte importantísima en su vida. Es más, muchas veces tendrá que viajar a otras ciudades o países, con lo que además del gran aprendizaje que es la convivencia, contará con las experiencias propias de conocer otras costumbres y culturas, lo que contribuirá a hacer de él una persona más abierta, culta y tolerante.

Muy pocos de estos niños elegirán el baloncesto como profesión, con lo que no hay que perder nunca de vista el objetivo fundamental que es divertirse jugando y beneficiarse en el desarrollo integral como persona de todos los beneficios físicos, afectivos, sociales y cognitivos.

CUÉNTALE A TUS HIJOS…

-El origen del baloncesto se remonta a 1891, cuando James Naismith, profesor de la escuela YMCA de Springfield en Massachusetts, buscaba un juego para entretener a los alumnos en invierno, entre la liga de fútbol americano y la de beisbol.
-Se acordó de un juego de su infancia ("duck-on-a-rock") y pensó en colgar unas cajas de madera de las barandillas del gimnasio para que los alumnos metieran las pelotas.

-No había en ese momento cajas en el colegio, por lo que en su lugar se colgaron cestas de fruta (basket), lo que dio origen al nombre de este nuevo deporte que se empezó a llamar basket ball.

-Como tenía 18 alumnos decidió que jugaran 9 contra 9. Luego el número de jugadores por equipo se fue reduciendo hasta los cinco actuales.

-La altura de los actuales aros la marcó la altura a la que estaban situadas las barandillas del gimnasio, es decir 3,05 metros.

-En 1893 se celebraban ya varias ligas escolares en USA y dos años después se extendieron a las universidades americanas.

-Al principio se utilizaba un balón del fútbol europeo, hasta que G.L. Pierce diseñó el primer balón de baloncesto en 1929.

-En España el baloncesto fue introducido por el padre escolapio Eusebio Millán que conoció este deporte en Cuba y lo implantó en la Escuelas Pías de San Antón en Barcelona en 1921.

-El baloncesto fue un deporte de exhibición en las Olimpiadas de 1928 y 1932, y en 1936 alcanzó la categoría olímpica. El baloncesto femenino debió esperar hasta 1976.

¿Te ha gustado este artículo?

clear

Subscripción a newsletter

Nombre

Correo electrónico

Repite el correo electrónico

Comparte

Google+
Tumblr
Pinterest
WhatsApp
Telegram