menu
keyboard_arrow_down

Calzar a un bebé es perjudicial para su desarrollo


Un calzado inadecuado en los niños puede incidir negativamente en el desarrollo, ya que los pies es un órgano en constante evolución

Elegir el calzado adecuado para los hijos es muy importante ya que se trata de un elemento muy importante en su desarrollo de los niños que a veces pasa desapercibido.

El calzado infantil no debería guiarse por cuestiones estéticas, ya que puede incidir negativamente en el desarrollo de un órgano en constante evolución en el niño y entorpecer el desarrollo correcto de la marcha. Según afirma el Javier Ferrer, podólogo del Hospital Nisa Valencia al Mar ,  quien destaca que “calzar a un bebé, aunque resulte bonito es completamente perjudicial, ya que la estructura ósea de un niño tarda en consolidarse completamente. Así que si los cubrimos,cuando aún no se han desarrollado, estamos perjudicando su óptimo desarrollo”.

Los pies de los niños necesitan varios años para adquirir la forma y posición que tendrán cuando sean mayores, hasta los cuatro o cinco años, cuando los ligamentos y músculos estén desarrollados.

Es muy importante entender y saber qué zapatos son los idóneos en función de la etapa evolutiva del niño:

- De 0 hasta que comienza a gatear: no se recomienda ningún calzado, es suficiente para protegerle del frío ponerle calcetines o patucos

- Fase de gateo: debemos poner un zapato flexible de tejidos nobles, que además de resguardar del frío, le proteja de los golpes. Debe tener protección tanto en la puntera como en el talón y suela blanda de 2-3mm. Es conveniente vigilar los pies por si aparecen roces.

- De 1-3 años: cuando el niño empieza a andar, hay que utilizar un calzado con suelas flexibles que le permitan sentir cualquier terreno. Además, es preferible que lleven velcro, así se favorece su desarrollo psicomotriz, ya que el propio niño puede atarse y desatarse.

- De 4-7 años: en esta etapa el pie tiene mucha actividad, por lo que el niño deberá calzar un zapato adecuado para evitar lesiones e impedir que sufra ninguna patología.

- De 7-14 años: el niño comienza a establecer el patrón de marcha adulta, y el pie no está totalmente desarrollado. En esta etapa, los niños tienden a dejarse llevar por la moda, pero no siempre eligen el calzado más adecuado.
 
Para elegir un buen calzado 

- No usar calzado abotinado, porque no permite la movilidad del tobillo.
- La suela debe ser suficientemente flexible para permitir la movilidad de las articulaciones.

- La punta del zapato debe ser ancha y larga, para que puedan mover los dedos libremente.

- El calzado debe ser de materiales transpirables y pieles flexibles.

- Debe tener mayor longitud que el pie: de 1 a 1,5 cm más grande que el dedo más largo.

- Los zapatos deben cambiarse con frecuencia por otros más apropiados para el tamaño del pie. No debe molestar al uso, aunque sea nuevo.

- Si la suela se desgasta anormalmente en poco tiempo, se debe acudir al podólogo para un estudio biomecánico y poder descartar posibles trastornos en la marcha.

- Andar descalzo por terreno irregular favorece el desarrollo del niño.

- No usar zapatos con soportes plantares estándar. Si son necesarias plantillas, deben realizarse a medida.

¿Te ha gustado este artículo?

También te puede interesar...

clear

Subscripción a newsletter

Nombre

Correo electrónico

Repite el correo electrónico

Comparte

Google+
Tumblr
Pinterest
WhatsApp
Telegram