menu
keyboard_arrow_down

Haz tu propia plastilina


Un paquete de plastilina basta para tener entretenidos a los más pequeños durante horas, pero más divertido aún puede ser que fabriquen su propia plastilina
La plastilina entretiene, desarrolla la imaginación, favorece la destreza manual y potencia la concentración. Son motivos suficientes para que sea una de las actividades preferidas de niños y que además encante a los padres. Ahora además de jugar con ella se puede crear. Bastan unos sencillos ingredientes para crear nuestro propio material.

Hacer la plastilina no sólo hará que los menores estén entretenidos más tiempo, sino que se sentirán más satisfechos, ya que nada les gusta más que lo que ellos mismos han hecho. Además, es un buen recurso para cuando no tengas a mano una caja de plastilina.

Para hacer la plastilina solo hace falta harina, sal, aceite y agua. Y si se le quiere dar un toque colorista se puede utilizar colorante alimentario.

Ingredientes y cantidades:

-Dos tazas de harina
-Una taza de sal
-Dos cucharadas de aceite
-Agua
-Colorante alimentario (es opcional, pero queda mucho mejor) .

ELABORACIÓN:

Mezcla un bol todos los ingredientes con las manos hasta que la mezcla quede suave y homogénea. Si queda muy pegajosa habrá que añadir harina. Pero si por el contrario ha salido muy seca, lo que hay que hacer es ponerle un poco más de agua.

Una vez tengas la masa divídela en varias bolas y en cada una haz un agujero con el dedo. Echa unas gotas de colorante alimenticio en cada una y vuelve a amasarlas hasta que quede todo mezclado de forma homogénea. Cuantas más gotas más llamativo será el color, aunque con un máximo de cinco tiene que ser más que suficiente.

Si no tienes colorante se puede recurrir al azafrán, que dará a la masa un divertido color naranja.

Si quieres mejorar la plastilina puedes utilizar otra receta, aunque esta siempre con un adulto presente, ya que se necesita poner la mezcla al fuego.

INGREDIENTES

Una taza de harina
Una de bicarbonato
Una taza de agua
Una pizca de aceite
Colorante.

ELABORACIÓN:

Se coloca a fuego suave el agua con harina y bicarbonato hasta que se forma una pasta. Se deja enfriar y se agrega el colorante y el aceite hasta que la masa tenga la consistencia deseada.
Una vez lista la masa ya se puede comenzar a jugar.

Si los niños son pequeños ayúdales a hacer figuras fáciles como flores de colores. Si son más mayores proponles que creen personajes y que luego se inventen la vida de cada uno (un nombre, una profesión, una familia…) , incluso pueden recrear una historia y hacer una pequeña obra de teatro animada.
La masa que sobra puedes utilizarla otro día, sólo tienes que guardarla envuelta en plástico. Si cuando vuelves a utilizarla compruebas que está un poco seca, solo tienes que añadir un poco de agua y volver a amasar.

¿Te ha gustado este artículo?

También te puede interesar...

clear

Subscripción a newsletter

Nombre

Correo electrónico

Repite el correo electrónico

Comparte

Google+
Tumblr
Pinterest
WhatsApp
Telegram