Padres o Nones.

Carta de los pediatras a los Reyes Magos

Los pediatras aconsejan regalos que promuevan la educación y el desarrollo del niño

 No más de dos o tres regalos por niño en cada carta y juguetes que no limiten la capacidad creativa son algunos de los consejos que los pediatras nos brindan para escribir la carta a los Reyes Magos estas Navidades.

 

Los niños aprenden jugando y por eso, muchas veces, son necesarios los juguetes. Pero estos deben permitir a los niños desarrollar sus propias facultades y promover el deseo de experimentar; ya que, según explica el doctor Antonio Redondo, pediatra en Alicante y director de la web de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP), “los juguetes que facilitan demasiado las cosas, limitan la capacidad inventiva, la creatividad y la educación de los niños”.

 

Los niños menores de un año juegan y aprenden explorándolo todo y no sólo utilizan las manos y los ojos, sino también la boca. Por ello, aunque no necesitan demasiados juegos, “los utilizados no deben tener aristas cortantes, ni ángulos puntiagudos y no pueden estar fabricados con materiales tóxicos”, afirma el doctor Redondo y “deben ser fáciles de limpiar o lavar”, matiza el pediatra.

 

Tanto su tamaño, como el de sus partes pequeñas o sueltas, conviene que sean lo suficientemente grandes para impedir que se los introduzcan en la boca, nariz u oídos. Y hay que pensar no sólo en sus juguetes, sino también con las cosas de su entorno, incluidos los juguetes de sus hermanos mayores.

 

“También recomendamos que cuando son tan pequeños usen juguetes de plástico, tela, goma o madera, fácil de abarcar con sus pequeñas manos, que se pueda chupar y morder; lanzar y pedir; voltear y cambiar de mano”, señala la doctora Ana Martínez Rubio, pediatra de Atención Primaria en el Centro de Salud de Camas, Sevilla, y miembro de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap). “Aún así, el niño necesita a una persona que juegue con él y que le mire y le hable. Es muy importante para favorecer la maduración del lenguaje y la sociabilidad”, afirma.

 

A lo largo del segundo año de la vida, los niños son capaces de armar cosas (bloques de madera de distintos colores, formas y tamaños) y este puede ser el momento de aprovechar y buscar juguetes para jugar con ellos. Sin embargo, “es a los 3 ó 4 años cuando los niños ya desarrollan la coordinación motriz fina y comienzan a ser creativos en sus juegos e historias”, apunta el doctor Redondo.

 

Además, la doctora Martínez Rubio, hace referencia a la importancia de “restringir el consumo de televisión ya que la publicidad, con el objetivo de despertar el interés de los más pequeños, muestra infinidad de juguetes a las horas en los que hay más niños viendo programas infantiles y los pequeños se ven saturados y animados a pedir todo”. La limitación de visionado de televisión ayuda a que los niños estén de mejor humor y se muestran más activos.

 

En este sentido, la pediatra recomienda que los niños no pidan más de dos o tres juguetes en su carta a los Reyes Magos. “Además”, señala, “hay que ayudarles en la elección, sugiriendo lo interesante de algunos juguetes o juegos que van a ser disfrutados más tiempo o por varias personas de la familia.

 

En la etapa escolar, son muy adecuados los juegos que requieren normas y otros jugadores, para que lo niños empiecen a jugar en equipo, relacionarse, aprender a perder y ganar, desarrollar razonamientos mentales y pensar más allá de la jugada inmediata; también hay que estimular la lectura.

 

Finalmente, en cuanto a los juguetes electrónicos, la doctora Martínez Rubio señala que “constituyen oportunidades para que los niños adquieran habilidades que les van a ser muy útiles, ya que la informática y el mundo virtual ocupan grandes áreas en casi todas las profesiones en la vida actual. La única objeción que se les debe poner es el tiempo que consumen, puesto que atrapan la atención de forma importante. No hay ningún inconveniente en disponer de ese tipo de juguetes, siempre y cuando se limite el tiempo empleado en su disfrute”.

 

Asimismo, los expertos inciden en la importancia de que los juguetes sean seguros para que, teniendo en cuenta el comportamiento habitual de los niños a cada edad, no puedan poner en riesgo ni su seguridad, ni su salud o la de otras personas.

 

 

 1 comentarios

Escribe tu comentario

Usuario:
Comentario:
Código:
Escribe aquí el código de seguridad:
Más noticias en Padresonones

© 2017 padres o nones | Todos los derechos reservados | Diseño Web | RSS