Padres o Nones.

Sencillos experimentos para explicar a los niños el ciclo del agua

Los niños tienen la maravillosa capacidad de no dejar de sorpenderse, de querer descubrir y saber los porqués de las cosas. Explota su curiosidad e invítales a seguir pensando haciendo con ellos fáciles "experimentos caseros"

 

Un sencillo experimento ayudará a los niños a comprender porqué llueve

 

Cualquier día lluvioso en el que no podamos salir de casa podemos aprovechar para hacer una sencilla  actividad y explicarles a nuestros hijos de forma sencilla porqué llueve y cómo se generan las nubes.

 

Para comprender cómo se generan las nubes y la luvia podemos hacer esta actividad, fácil de preparar con los materiales que hay en cualquier cocina familiar. Sólo necesitamos un tarro de cristal limpio, unos hielos y un poco de agua.

 

En primer lugar llenaremos el tarro con unos cinco centímetros de agua tibia.

 

Luego tapamos la parte arriba con un plato de plástico y pondremos encima los hielos.

 

Si esperamos un poco veremos como poco a poco se va formando en la parte de arriba del bote una nube.

 

El ciclo del agua

 

Cuando el sol calienta los mares y los ríos, pequeñas gotitas de agua son evaporadas y suben hacia la atmósfera en forma de vapor de agua. Cuando llegan a una altura determinada de la atmósfera el vapor de agua se transforma en pequeñas gotitas de agua que forman las nubes (como la que hemos creado). Cuando las nubes llegan a una zona más fría las gotas se agrupan y caen en forma de lluvia

 

Cuando llueve el agua cae a los ríos y torrentes y, de allí, los seres humanos, animales y plantas podemos utilizarla. Por eso es importante que la usemos de forma racional.

 

¿Porqué necesitamos la lluvia?

 

Explícales a tus hijos la importancia que tiene la lluvia para regar los campos y los bosques. Sin la lluvia, muchas de las frutas y verduras que tenemos no podrían crecer. Invítales a que se imaginen qué pasaría si, por ejemplo, no tuviéramos fruta: no podríamos tomar zumos, ni helados, ni macedonias… Y por supuesto ¡qué sed pasaríamos! Además, todos los animales necesitan agua para vivir.

 

De la misma forma, se puede aprovechar para expllicarles  la importancia que tiene no malgastar el agua que tenemos, cerrar el grifo cada vez que lo utilizamos y asegurarnos de que no gotea, ducharnos en lugar de bañarnos.


¿Cómo funciona el oído?
Necesitamos un bol de plástico, papel de film, unos granitos de arroz crudo y una plancha metálica para cocinar galletas.
Tapa el bol de plástico con el film de forma que quede bien tirante. Explícales a tus hijos que esa es la forma del tímpano. Poned sobre el papel de plástico los granitos de arroz.
Golpea la plancha metálica y observad qué pasa… ¡los granitos de arroz saltan! Explícales a tus hijos que esto es lo mismo que ocurre en el oído con el tímpano. Al escuchar un sonido el tímpano vibra y el cerebro se “despierta” y “descifra” lo que cada vibración significa, o sea, escucha las palabras.
 

 5 comentarios

Escribe tu comentario

Usuario:
Comentario:
Código:
Escribe aquí el código de seguridad:
Más noticias en Padresonones

© 2017 padres o nones | Todos los derechos reservados | Diseño Web | RSS