menu
keyboard_arrow_down

Como explicar a los niños la muerte de una persona


Cuando fallece un familiar o una persona cercana a un niño es difícil explicárselo. Pero para que puedan superar esta pérdida es importante que los adultos les ayuden y les expliquen la verdad adaptada a su edad


Los adultos siempre intentan proteger a los niños ante cualquier sufrimiento, especialmente el relacionado con la muerte. Pero cuando fallece una persona cercana a un menor, ya sean su padre o su madre, un familiar o algún amigo, los niños necesitan explicaciones, no se les puede mantener en una burbuja.

Evitar hablar de la muerte y no darle a un niño las explicaciones que necesita no sólo no ayuda al menor, sino que puede empeorar su dolor, ya que el niño siente la falta de una persona y no encuentra respuestas a sus preguntas porque los adultos evitan hablar del tema.

Aunque hablar de la muerte y de una pérdida implica dolor, los niños necesitan saber qué ha pasado y es mejor que les hable una persona lo más cercana a ellos posible. Mentirles, engañarles o tratar de evitar que sufran no es una buena opción

Lo que sí es importante es como se aborda el tema, qué palabras se utilizan y cómo se le explica.

CÓMO HABLARLES

Se le debe contar la verdad de una forma clara y sin utilizar metáforas que puedan confundirle. Además hay que evitar tabús pero adaptar la información a la edad del niño  sobre todo hay que evitar dar rodeos o medias verdades que confundan al niño 

También es importante que el niño pase su duelo, ayudarle a despedirse, de la persona fallecida. De esta manera, prosigue, el niño va a fijar la muerte en un espacio y en un tiempo concreto y aprende a atravesar el dolor.

En este sentido, si quien fallece una persona cercana al pequeño, hay que permitir que se “despida “ internamente y que elabore el duelo de manera personal, según destaca Mar Sánchez Marchori, pedagoga y directora del Instituto Valenciano de Pedagogía Creativa

De la misma forma, tras la muerte de alguien cercano, los niños pueden necesitar algo de tiempo para mostrarse como antes. Es habitual cambios de comportamiento y humor, por lo que hay que tener paciencia y acompañarle en este tiempo es también una forma de manifestarle cariño, según la experta.

¿CUANDO EMPIEZAN A PREGUNTAR SOBRE LA MUERTE?

En general y aunque no hayan sufrido la muerte de una persona cercana, a partir de los seis años los niños se empiezan a preocupar el tema de la muerte y a angustiarse porque sus padres puedan morir y abandonarles.

A esa edad, los niños empiezan a preguntarse qué sucede cuando una persona muere.

Normalmente hasta los 9 años los niños captan la muerte como algo que sucede a los demás, pero no a ellos. No es hasta los 10 años cuando ven la muerte como un acontecimiento que pueden afectarles.

Cuando preguntan sobre este tema, no se les debe decir que “sólo mueren las personas mayores”, porque pueden conocer algún caso de un padre de algún amigo o de un niño que ha muerto y se sentirán desorientados. Se les puede contestar que se muere cuando se acaba la vida, pero que normalmente la gente nace, se hace mayor, envejece y luego muere.

En cuanto a la pregunta sobre a dónde se va una persona cuando ha muerto. Se les puede explicar, si la familia es creyente, que va al cielo. En otros casos, a una estrella, o un lugar donde la gente está tranquila, en paz y donde no sufren, desde donde pueden seguir viendo, queriendo y protegiendo a la gente que quieren.

Lo que es importante es eludir referentes de viaje cuando hablamos de la muerte, ya que el niño sabe que cuando una persona va de viaje, al cabo de un tiempo vuelve y no entenderá que una persona que ha muerto no regrese nunca.

¿Te ha gustado este artículo?

También te puede interesar...

clear

Subscripción a newsletter

Nombre

Correo electrónico

Repite el correo electrónico

Comparte

Google+
Tumblr
Pinterest
WhatsApp
Telegram