Padres o Nones.

Nútrete en colores: naranja y zanahoria

Ricas en vitaminas y minerales, anticancerígenas, antioxidantes, sabrosas, llenas de fibra y fáciles de comer dan color al invierno al tiempo que nos protegen de él

naranja

 

Es la fruta reina de los meses fríos, clave en la dieta mediterránea en su calidad de cítrico, y con una combinación de elementos nutritivos fundamental para fortalecer las defensas de nuestro organismo. Calificada como “oro auténtico para la salud”, su consumo es imprescindible para los más pequeños, sobre todo ahora en invierno, coincidiendo con su tiempo de maduración y mayor excelencia en la calidad de sus vitaminas entre las que destaca la vitamina C, protectora de las vías respiratorias y potenciadora de las defensas del organismo. Interviene además en la formación de huesos y dientes, favorece la absorción del hierro y les ayuda a resistir mejor las infecciones.


Como son ricas en agua, hidratan y aportan pocas calorías, además de ácido fólico y minerales como el potasio, el magnesio y el calcio; características todas ellas que la convierten en una fruta ideal para nuestros jóvenes deportistas a la hora de reponer minerales y líquidos, potenciar las defensas e incluso evitar algunas lesiones.
Los ácidos málico y cítrico poseen una acción desinfectante, siendo el betacaroteno, responsable de su color, fuente de antioxidantes, sustancias que nos protegen del exceso de "radicales libres", esos compuestos dañinos implicados en procesos degenerativos y cancerosos. De hecho, hay estudios que aseguran que son la fruta con mayor cantidad de antioxidantes y que cuentan con flavonoides que han demostrado tener propiedades antiinflamatorias, antitumorales y anticoagulantes. Gracias a su rico aporte de fibra, mejoran el tránsito intestinal.


Originarias del sureste de China, en España destacan por su calidad como “cítricos valencianos” con indicación geográfica protegida (IGP)


Zanahoria


Esta hortaliza es otra de las piezas claves de la dieta mediterránea. Al igual que la naranja, su tamaño y forma propicia un uso individual cómodo que facilita su consumo en cualquier momento. Muy rica en agua, la zanahoria es hipocalórica, antioxidante y beneficiosa para el desarrollo de los niños. Antianémica, diurética, depurativa y reforzadora del sistema inmunológico, facilita la digestión; además, al ser rica en fibra, favorece el desarrollo intestinal.


Este “elixir de la juventud”, tiene en su elevado contenido en betacaroteno su principal baza nutritiva. La provitamina A o beta caroteno se transforma en vitamina A en nuestro organismo conforme éste lo necesita y es clave para una de las excelentes propiedades por todos muy conocida: sus beneficios para una buena visión. Protege también la piel, el cabello, las mucosas y los huesos. Cuenta además con las vitaminas E y B3 como aliadas en su acción antioxidante y para garantizar un buen funcionamientodel sistema digestivo y del sistema nervioso, y aporta potasio, calcio, fósforo y yodo.


En definitiva, una fruta y una verdura de primera, fuente de las vitaminas A y C, claves para fortalecer el sistema inmunológico de nuestros pequeños y ayudar a que asimilen elementos como el hierro, el calcio o el fósforo. Dos alimentos cuyas cualidades podemos fundir en un zumo de naranja y zanahoria, siendo la medida ideal de dos naranjas por una zanahoria. Eso sí, lo mejor es tomarlo nada más hacerlo para disfrutar de sus múltiples cualidades. No te lo pierdas porque es nutritivo a la par que sabroso.

 

 27 comentarios

Escribe tu comentario

Usuario:
Comentario:
Código:
Escribe aquí el código de seguridad:
Más noticias en Padresonones

© 2017 padres o nones | Todos los derechos reservados | Diseño Web | RSS