menu
keyboard_arrow_down

Bruselas, un paseo por la capital del Comic


Bruselas es el corazón de Europa, cuna del Art Nouveau y sede de las instituciones de la UE. Todo eso puede ser poco atractivo para un niño, pero diles que es la capital del chocolate y la ciudad de tintín y verás como todos se apuntan.
Bruselas se ha convertido en un destino imprescindible para viajar en familia. Museos, monumentos, parques y atracciones son algunos de los reclamos que le dan un indudable atractivo para todas las edades, pero hay muchos más que la convierten en una ciudad única y divertida.

Pocas ciudades pueden presumir de ser la capital europea del comic y de haber visto nacer a personajes tan legendarios como Tintín, Lucky Luke, Spirou o los Schtroumpf, conocidos en España como los Pitufos. Así que la capital belga sorprende a sus visitantes con recreaciones a gran tamaño de elementos y páginas de tebeos que pueden asaltar al turista en cualquier esquina y en los lugares más sorprendentes, que seguro hace las delicias de los más pequeños, pero también de los más grandes.

Para no perderse nada, lo mejor es recorrer la ruta del comic y dejarse sorprender por algunos de los murales en plena calle pintados por prestigiosos dibujantes que han recreado desde el imprescindible Tintín hasta Astérix. Lo que en 1991 fue una iniciativa para rehabilitar viejos y deteriorados edificios, se ha convertido en una seña de identidad de la ciudad. El recorrido incluye el Museo del Cómic (Rue de les Sables), cuyo edificio es por si mismo una auténtica joya, diseñado por Victor Horta, uno de los mayores exponentes del Art Nouveau, y donde encontrareis desde el famoso cohete rojo y blanco con el que Tintín viajó a la luna, hasta sus inseparables compañeros, como el Capitán Haddock.

El recorrido debe incluir además la Tienda de Tintín (13 rue de la Colline) y el Museo Hergé, padre del famoso periodista y aventurero, que se encuentra en la población de Louvain-La-Neuve, a unos 30 minutos de Bruselas.

Pero por si fuera poco, Bruselas es también la capital del chocolate y además de poder disfrutar de este exquisito dulce en cualquier lugar, se puede visitar el Museo del Chocolate, un plan de los más goloso para los pequeños que podrán aprender más sobre sus orígenes y fabricación mientras degustan deliciosos bombones.

Pero se tenga la edad que se tenga, el punto de partida para conocer la ciudad es sin duda la Grand Place, corazón de la ciudad desde la Edad Media. No sólo sus espectaculares edificios resultan impresionantes, sino también la vida que se respira ya que sus mercadillos y puestos de flores la llenan de vida a todas horas.

A sólo tres minutos andando desde la Gran Place se encuentra la famosa escultura del Manneken-Pis, (en el cruce de la Rue du Chêne y de la Rue de l'Etuve) que seguro encantará a los más pequeños. La estatua representa a un niño haciendo pis y en muchas ocasiones le ponen un divertido disfraz. También se puede visitar el Museo de los trajes del Manneken-Pis.

Visita obligada es también el Atomium (lunes a domingo de 9.00 a 18.00. Precio 9 euros), en la Avenue du Gros Tilleul, una estructura de 103 metros de altura que fue construida para la Exposición General. Las espectaculares vistas y el ascenso “ultrarápido” son toda una aventura para los más pequeños.

Para completar el día, no hay que olvidar una visita al Parque Mini-Europa, muy cerca del Atomium y donde los niños podrán recorrer los monumentos más importantes de las principales ciudades a su propia escala. 350 maquetas gigantes de monumentos europeos convierten este parque en toda una aventura.

La capital belga cuenta además con muchos y divertidos parques, desde el parque de atracciones Walibi, a sólo 20 minutos de Bruselas, hasta el Océade, un parque de atracciones acuático para disfrutar todo el año, eso sí ¡no te olvides el bañador!

También los museos son un importante reclamo, ya que aquí se encuentra el Museo Internacional Peruchet de marionetas, el Museo de Ciencias Naturales, muy recomendable para niños entre 7 y 12 años o el Museo del Juguete (Rue de l'Association, 24), diseñado para niños a partir de los 2 años.

Si se quiere dar un toque más cultural a la visita, se puede visitar el Museo Magrit dedicado al famoso pintor belga.

Además, si tenéis tiempo también os encantará el Museo de la batalla de Waterloo y el León, a solo 20 minutos de Bruselas en coche, no os arrepentiréis, ya que les encanta a todos los niños.

Una buena opción para conocer bien la ciudad se optar por las visitas guiadas. A pie, en bici o en autobús, los guías dirigen excursiones por los diferentes lugares de la ciudad. Tampoco os podéis perder algunos de numerosos parques y bosques de la ciudad y sus alrededores, ya que Bruselas cuenta con un 15 por ciento de zonas verdes. En algunos, como el de Bois de la Cambre se puede dar un paseo en un bote de remos.

Y por si todo esto fuera poco, en Bruselas es fácil encontrar hoteles especialmente destinados a familias y además, en muchos restaurantes los niños más pequeños comen gratis.

RECOMENDACIONES….

-El Ommegang, Si estais en Bruselas entre el 29 de junio y el 1 de julio, disfruta con esta procesión alrededor de la Grand Place con más de 1.400 participantes con la que los belgas recuerdan la entrada del Rey Carlos V.
-Tomar unos mejillones y beber cerveza belga en los aledaños de la Grand Place.
-Visitar el Museo del niño (Burgemeesterstraat, 15) donde es posible conducir un submarino, convertirse en mago, construir un avión o actuar en un teatro de verdad.
-Enseñar a los niños las sedes de las instituciones europeas e internacionales

DONDE COMER

-Le Perroquet: Restaurante Art-Decó en la Rue de Watteeu 31. Aquí encontrareis las mejores pitas de todo Bruselas
-Chez Léon 18, (Rue des Bouchers) para disfrutar con la comida típica de Bélgica: los mejillones con patatas fritas
-Mmmmmh Abre sólo los sábados por la tarde, pero aquí los niños cocinan y luego comen lo que han aprendido.
-Pain Quotidien. Los encontrareis por todos sitios y son ideales para toda la familia
-Cramic art café (Rue Lebroussart 112 ) Para merendar mientras se pintan platos, boles y tazas de porcelana.
-Restaurante del museo de Arte e Historia (Parc du Cinquantenaire, 10 ) muy agradable.

Y además…en la Rue des Bouchers encontrareis 2 o 3 calles llenas de restaurantes para turistas alrededor de la Grand Place y de las Galéries St Hubert Comida típica (mejillones y patatas fritas, Waterzooi…) sobre todo crustáceos y pescado

CUÉNTALE A TUS HIJOS…

-El Atomium representa un cristal de hierro ampliado 165 millones de veces
-Con el Manneken-Pis se recuerda «al niño que salvó Bruselas del fuego apagándolo con su pipí»
-En Bruselas se encuentra la sede del parlamento Europeo

¿Te ha gustado este artículo?

clear

Subscripción a newsletter

Nombre

Correo electrónico

Repite el correo electrónico

Comparte

Google+
Tumblr
Pinterest
WhatsApp
Telegram