menu
keyboard_arrow_down

Radiografía de los niños entre 4 y 16 años


¿Son felices? ¿demasiado consumistas? ¿están bien educados?Un estudio de la Universitat de Valencia hace una exhaustiva radiografía de la vida de los niños de hoy en día

¿Cómo son los niños entre los 4 y 16 años? Esta es la pregunta a la que ha intentado contestar la profesora Petra M. Pérez Alonso-Geta de la Universitat de Valencia en un ambicioso estudio en el que ha analizado numerosas investigaciones sobre hábitos de conducta de estos menores que ya no son bebés y que empiezan a entrar en la adolescencia.

El estudio ha analizado también los distintos tipos de familia en los que crecen y como es la educación que reciben dependiendo de este hecho.

Las conclusiones son muy reveladoras y, según destaca Ricardo San Martín Arce, profesor de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, en el prólogo del estudio, existe actualmente un inicio de dejación del deber educativo en ciertos casos, una sensación de impotencia o rendición de los educadores en otros.

Además, el impacto del consumo ha alterado las normas internas de la familia y persiste de una innecesaria diferenciación de género en la educación familiar, a pesar de la progresiva superación de estereotipos”

ALIMENTACIÓN
La encuesta demuestra que, a medida que crecen, el interés de los padres disminuye y la calidad de la alimentación empeora.
Según Petra María Pérez, la mayoría de los padres encuestados opina que “a esa edad no es malo que tomen chucherías” y en cuanto a la bollería industrial buena parte de los padres no le dan demasiada importancia al hecho de que la consuman. Educación

EDUCACIÓN
En los hogares monoparentales es significativo el número de padres que dice no ser muy estricto con los hijos, opina que es mejor que aprenda de la vida y que “en ocasiones es inevitable cierto grado de agresividad en la familia”.
Los padres que se sienten más “incapaces de educar a sus hijos como les gustaría”, están en los hogares reconstituidos.
Además, los padres confirmen que los niños no saben retrasar las gratificaciones “cuando quieren algo, lo quieren ya”.

Por otra parte, algo más del 40% de los padres inciden en que la causa de los conflictos que se producen entre profesores y alumnos se deben a los malos ejemplos que los chicos ven en los medios de comunicación.

VALORES
En un hipotético ránking de valores a transmitir, los más importantes para los padres son comportarse con corrección, civismo, respeto, solidaridad, justicia, honradez…y los menos “nuestra forma de pensar en política” “nuestra religión” y el “espíritu de competencia/ambición”.

PAGA
En cuanto a la paga, la mayoría oscila entre 3 y 10 euros. Pero al 82,6% les recargan el móvil sus padres.

DIFERENCIA POR SEXOS
El estudio revela igualmente la persistencia de una innecesaria y sorprendente diferenciación de género en la educación familiar, a pesar de la progresiva superación de estereotipos. Según el estudio, aunque en general los padres están a favor de compartir las tareas en el hogar, un número significativo de los encuestados opina que las niñas deben colaborar más, especialmente las que tienen de 12 a 14 años.

Además según los padres, las niñas son más “precoces” que los niños (en cuanto a ropa, novios...), aunque sin ser la diferencia estadísticamente significativa, se da en ellas una mayor reducción de la infancia.
Las chicas son más conflictivas que los chicos en lo que respecta a salir (discotecas, horas de llegada a casa…). Pero para los padres son ellas las que tienen un mejor comportamiento en los estudios.

CONSUMO
El 46 por ciento de los padres eligen lo que los niños compran y un 41,6 por ciento nunca permite ropa cara.
Uno de cada cuatro da dinero a sus hijos para que lo gaste libremente, aunque sigue existiendo un 51% que nunca o casi nunca lo hace.
Además, las familias nucleares presentan un porcentaje de niños con móviles significativamente inferior de lo que se esperaría. Las familias reconstituidas tienen hijos significativamente con más móviles y videoconsolas y TV en su dormitorio, mientras que las familias monoparentales tienen significativamente más niños con móviles y con menos ordenadores y videoconsolas.

HERMANOS
Los padres con varios hijos consideran que estos son “más responsables”, aunque Uno de cada 10 niños “siente celos de sus hermanos”.
Para los padres con un solo hijo es significativamente más importante darle una “buena formación académica”.
Las afirmaciones “me siento incapaz de educarles como me gustaría” y “al final lo dejo por imposible y cedo” consiguen un mayor grado de acuerdo entre los padres con un solo hijo, lo cual denota que, para los padres, un mayor número de hijos no implica mayor dificultad en su educación. De hecho, los hijos también se educan entre ellos y adquieren con mayor facilidad, competencias sociales y emocionales básicas.

SEGÚN LA EDAD DE LOS HIJOS:
Se observa que los niños más problemáticos son los del grupo de 12 a 14 años, se acercan a la adolescencia. La edad menos problemática resulta ser de los 9 a los 11 años, edad a la que son significativamente los más “responsables”.

PADRES Y MADRES
Las mujeres pasan, por lo general, más tiempo con sus hijos, le ayuda con los deberes y les lee cuentos Además, la madre “interviene más en casi todas las cosas” de sus hijos y están “siempre más dispuesta a escucharlos”. Los padres por su parte, se muestran más de acuerdo con la opción “estamos tan ocupados que no tenemos tiempo para los niños”.
Asimismo, las madres son más permisivas con las cosas materiales, mientras que los hombres están significativamente más de acuerdo con afirmaciones como “en ocasiones es inevitable cierto grado de agresividad en la familia” o “si a un niño le pegan, es mejor que lo devuelva”.

TIPOS DE FAMILIA Y COSTUMBRES

Por último, En cuanto al tipo de familias, el 81,6 por ciento de los menores vive en familias nucleares o convencionales, las familias monoparantales suponen el 13 por ciento de los casos y las reconstituidas el 5,2%. Por último, los adoptados representan son aproximadamente el 3,45% del total.
Según el ambicioso estudio se da una diferente educación según el tipo de familia. Así se ha observado que:

Familias reconstituidas

Los padres que forman familias reconstituidas (con hijos de anteriores relaciones o de la pareja) se está más de acuerdo con la afirmación “les doy todo lo que quieren” . Los niños de estas familias son los que disponen de más cosas materiales y los que reciben una mayor paga. Además, son los que más tiempo pasan de compras en fin de semana. Por tanto, se puede concluir que en estos hogares se potencia, en general, mayores “hábitos de consumo” que en otros tipos de hogar.

Finalmente, se puede concluir que los padres de familias reconstituidas mantienen una educación menos autoritaria y más permisiva. A su vez, estos niños resultan ser los más problemáticos: estas familias son las que menos se identifican con la afirmación “unidos, con comunicación, confianza y complicidad”, en las relaciones padres-hijos.

Hogares monoparentales:

Los niños de estos hogares son significativamente más “maduros”, pero también los que más “tristes e infelices” se muestran.
Las madres y padres de este tipo de hogar son quienes más se identifican con las afirmaciones “trato de evitar conflictos, me siento cohibido” y ”los dejo hacer mientras no se pongan en peligro”.
Se refleja que estos padres tienden a sentir más inseguridades o impotencia respecto a la educación de sus hijos.

Hogares con hijos adoptados

Los padres adoptantes se perciben así mismos, como “menos hábiles” para llevar a cabo una tarea educativa eficaz con sus hijos, tal como ellos desearían hacerlo.
Asimismo, se decantan más por la importancia fundamental de dar apoyo afectivo a los hijos, y se detecta una más clara diferenciación de roles.

¿Te ha gustado este artículo?

También te puede interesar...

clear

Subscripción a newsletter

Nombre

Correo electrónico

Repite el correo electrónico

Comparte

Google+
Tumblr
Pinterest
WhatsApp
Telegram