menu
keyboard_arrow_down

Roma con niños, un viaje perfecto para disfrutar en familia


La Ciudad Eterna es el perfecto escenario para que tus hijos dejen volar la imaginación, aprendan de historia y arte y repongan fuerzas con ese trío gastronómico que les cautiva: pasta-pizza-helado

Roma es tan monumental que se tercia seleccionar y armarse de paciencia. No quieras verla todo en poco tiempo y disfruta de lo que vayas descubriendo en lugar de lamentar lo que todavía te queda por ver. Así, tu viaje, habrá valido la pena.

No es la ciudad más recomendable para viajar con niños muy pequeños, ya que sus adoquines, escalinatas, calles estrechas y largas colas no te lo pondrán fácil. Aún así, y salvados estos escollos, para los niños más grandecitos puede convertirse en un viaje de aventuras en el que la imaginación volará para detenerse en no pocos fragmentos de la Historia que el cine tantas veces ha recreado. No en todas las ciudades se puede comer pizza, pasta y helado tan a menudo, trepar en las cúpulas, descubrir pasajes secretos o ´”regresar” a los tiempos de los romanos y su Imperio.

EL “TOP TEN” ROMANO

En Roma es fácil quedar “paralizado” ante tanta belleza e Historia narrada en cada calle, cada plaza, cada piedra… y por ello lo mejor es planificar un poco nuestra visita. Os recomendamos un “top ten” romano para que no os perdáis entre tanto arte.

El Coliseo. Con el eco de la lucha entre los gladiadores y las fieras, se trata de uno de los monumentos más fotografiados del mundo y mayor orgullo de los romanos.

Foro Romano. A pocos pasos del Coliseo es una de las áreas arqueológicas más importantes del mundo y corazón de la antigua ciudad. No te pierdas la famosa Columna de Trajana y sus relieves con las victorias del emperador.
El Panteón. Es el edificio antiguo mejor conservado en toda la ciudad y con la mayor cúpula jamás construida que te deslumbrará en su interior.

Plaza y Basílica de San Pedro. Obra de Bernini, es el corazón de la Iglesia católica. La cúpula de la Basílica vale por sí sola una visita al templo; desde donde se contempla una de las mejores vistas de la ciudad.

Capilla Sixtina. La obra cumbre de Miguel Ángel es uno de los mayores tesoros de los museos Vaticanos; unos frescos que cuentan con sus más de trescientas figuras.

Piazza Navona. Considerada una de las más bellas del mundo, solo por ver sus fuentes, monumentos y bullicio vale la pena detenerse en ella.

Plaza de España. Con su famosa escalinata, tan fotografiada en cuestiones de moda, es la plaza más visitada de toda Roma, lugar de encuentro de jóvenes y artistas.

Fontana de Trevi. La fuente más famosa del mundo y una de las más bellas. Una leyenda dice que si se tira una moneda uno asegura su regreso a la ciudad.

Plaza del Campiglodio. Concebida por Miguel Ángel sus fachadas son de ensueño y se pueden visitar además los destacados Museos Capitolinos

Catacumbas de la Via Appia. Durante el período de persecución a los cristianos, fueron excavados túneles de más de 20 kilómetros de largo para darles sepultura.

ESPECIAL PARA NIÑOS

Una de las claves para viajar en familia es saber encontrar el momento para que todos puedan disfrutar por igual. Y además de alentar a los pequeños a que dejen volar su imaginación en la parte Antigua de Roma, con el Coliseo, los foros, las catacumbas, el Castillo de Sant´Angelo y la Via Appia, con el eco de gladiadores, fieras y túnicas, bajorrelieves y cúpulas, hay que “colar” en el programa actividades y propuestas específicas para ellos.

A caballo entre ambos programas se encuentra el Time Elevator, un simulador de vuelo que recorre 3.000 años de la historia romana explicándola a base de enormes pantallas multimedia que hacen que cada espectador se convierta en protagonista de la proyección. Las sesiones duran 45 minutos y tienen lugar cada media hora.

También os recomendamos subir el monte Gianicolo desde donde no sólo se pueden contemplar de unas espectaculares vistas de la ciudad, sino que permitirá a los niños disfrutar viviendo en directo el disparo de un cañón que se realiza a las 12 en punto de la mañana

Otro lugar especial es Explora, el Museo para Niños de Roma diseñado para los más pequeños. Una ciudad del juego hecha a medida donde todo se puede observar, tocar y experimentar para conocer el por qué de las cosas, desde cómo se hace la televisión a cómo es una casa ecológica. Ubicado en via Flaminia 82, está cerca del centro histórico de Roma y al lado del parque Villa Borghese, el parque principal de Roma y otro de los lugares más populares.

Las zonas mejores para niños están en los alrededores de Porta Pinciana, donde puedes encontrar alquileres de bicicletas, ponis, barcos de remos y el cine para pequeños, Cinema dei Piccoli especializado en dibujos animados. Además de ser un tesoro de la naturaleza, el parque alberga uno de los mejores museos de la ciudad, la Galería Borghese con obras de Bernini pinacoteca firmada por Raphael, Tiziano, Caravagio, Rubens y muchos más.

Cuenta además con el Bioparco, el jardín zoológico romano que acoge y protege a más de 200 especies animales, algunas tan especiales como el lémur negro, el hipopótamo pigmeo o el Lycaon Pictus.

Otro de los parques que hará las delicias de toda la familia es el Pamphili; cerca del Trastevere e ideal para pasear entre los restos del pasado de la Roma antigua y medieval. Todo ello sin olvidar otros parques como el acuático alrededor de Roma, Hydromania, abierto de mayo a septiembre, o el de atracciones Luneur con juegos, tiovivos, teatros, y espectáculos.

En cuanto a las siempre imprescindibles jugueterías, vale la pena visitar Al Sogno (Piazza Navona, 53), Città del Sole (Via della Scrofa, 65), o Berté (Piazza Navona, 108)

Roma además es un lugar único para aliviar uno de los quebraderos de cabeza de tantas familias: la comida. Pues tenemos la gran suerte de estar en la tierra de tres de las cosas que más gustan a los niños: pizza, pasta y helados. Cerca de la Fontana de Trevi hay numerosos restaurantes donde recuperar fuerzas. En cuanto a helados, no hay que perderse la visita a Giolitti donde podrán probarse los mejores helados. Y hablando de comida, si queda tiempo, podéis visitar el Museo de la Pasta (Piazza Scanderbeg 117, muy cerca de la Fontana de Trevi) donde descubriréis los secretos de la pasta y cómo se produce.

Y RECUERDA QUE…

-Hay muchas Romas según las estaciones. En Navidad hay una Feria de Juguete Befana en Piazza Navona que les encantará mientras que en verano tienes la Estate Romana con toda una serie de eventos al aire libre en las plazas y monumentos más representativos de la ciudad, noches de música, cine, teatro y espectáculos líricos al son de O sole miio o Arrivederci Roma.

-No te olvides de preguntar por el “sconto bambino” (descuento para niño) antes de comprar una entrada. También hay museos en los que no pagan niños ni adolescentes.

-El Roma Pass es una buena opción para moverse por la ciudad (transporte público durante 72 horas, la visita a dos museos, etc). También adquirir las entradas por Internet de los lugares más visitados para evitar parte de las largas colas para cuya espera conviene amenizar con un buen repertorio de pegatinas, pinturas, cuentos y leyendas sobre Roma.

-Y esperemos que no lo necesiteis, pero no está de más saber que Bambin Gesù es el hospital para niños principal de la ciudad. (Piazza Sant’Onofrio, 4 – Tel. 06 68591)

¿Te ha gustado este artículo?

También te puede interesar...

clear

Subscripción a newsletter

Nombre

Correo electrónico

Repite el correo electrónico

Comparte

Google+
Tumblr
Pinterest
WhatsApp
Telegram