Padres o Nones.

Barcelona con niños: Historia, arte y.... diversión

La ciudad condal esconde mil aventuras para toda la familia. Un viaje por el lado más divertido de la historia, del arte y la cultura y una oportunidad para disfrutar con sus mágicos edificios

Parques de atracciones, ciudades submarinas, divertidos museos, naturaleza y animales salvajes, jardines de figuras imposibles y mágicas y barrios medievales que esconden historias apasionantes. Todo eso y mucho más se esconde en Barcelona, una ciudad para todas las edades.

 

Tibidabo y Monjuic son los dos montes que dominan la ciudad y articulan gran parte de la oferta de ocio y cultura. En el primero se encuentra su famoso parque de atracciones, además de la Torre de Collserola, el Planetario o el Museo de las Ciencias y en lo alto destaca la Iglesia del Sagrado Corazón. El Montjuic, un lugar que tuvo gran valor histórico y estratégico, despliega hoy en día gran parte de la oferta cultural. En su cima destaca una antigua fortaleza y en sus faldas las instalaciones olímpicas, además del Pueblo Español, la Fundación Miró, Caixa Fórum o el Museo de Arte de Cataluña, entre otros.


Aprendiendo de la historia

 

Pero para conocer la ciudad conviene conocer su historia, por eso se puede iniciar el recorrido por el barrio gótico. Se trata de una amplia zona llena de encanto en la parte más antigua de la ciudad, plagada de historia que se esconde en sus calles estrechas, pequeños comercios y plazas llenas de misterio.

 

El núcleo principal lo constituye la Plaza de Sant Jaume que ya era foro principal de la ciudad durante la dominación romana. Recorre el barrio a pié para disfrutar de todo su encanto.

 

El Gaudí más divertido

 

Pero si por algo destaca la arquitectura de la Ciudad Condal es por sus edificios modernistas. Los niños pueden aprender de arte gracias a estas casas y palacios de formas retorcidas y curiosas que parecen salir de un libro de hadas y hechiceros.

 

Una de las más características es la Casa Milá, cuya sinuosa fachada parece recrear las dunas del desierto o las olas del mar. Anima a tus hijos a buscar alguna línea recta en este original edificio y cuéntales que Gaudí fue un adelantado a su tiempo y muchos de sus contemporáneos no entendieron su estilo, por eso le criticaban. Así, a la Casa Milá se le conocía despectivamente como "La Pedrera" porque decían que se parecía a una cantera.

 

También el Parque Güellles adentrará de forma divertida en el original universo de este arquitecto. Un parque fantástico lleno de magia que hará las delicias de los más pequeños ya desde su entrada, donde un dragón/salamandra acrisolado recibe a los visitantes. Los mosaicos de colores, las impresionantes escalinatas, los laberintos de columnas con formas imposibles conforman un lugar único desde donde además disfrutar de las vistas espectaculares de la ciudad. El parque, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, fue un encargo del conde de Güell, aunque lo que debía ser una aristocrática urbanización terminó convertido en un original parque público.

 

De parque en parque

 

El parque de Atracciones del Tibidabo es una visita casi obligada si se viaja a Barcelona con niños o adolescentes. Sólo su acceso es ya toda una aventura, ya que puedes acceder a la montaña con el Tranvía Blau y el funicular. Una vez en el parque, mientras los más pequeños descargan adrenalina en sus atracciones, los más mayores podrán disfrutar de las vistas espectaculares.

 

En el Zoo de Barcelona viven animales de más de 400 especies diferentes llegados de todos los rincones del mundo desde sinuosas serpientes a temibles leopardos, pero si lo que les gusta son las profundidades marinas, un paseo por L’Aquárium les sumergirá en los diferentes mares y océanos.

 

También en el Port Vell se encuenta el Imax. Las imágenes tan reales e impactantes en 3D permitirán a los espectadores de todas las edades sentirse dentro de la película


Una tarde en el museo

 

La otra cara de Barcelona la forman sus museos. Comenzando por el Museo de la Ciencia (Cosmocaixa) donde hacer divertidos experimentos, hasta terminar en el Museo Picassopara descubrir las obras de este genial pintor, pasando por el Museo Egipcio que nos hará retroceder a la fascinante época de los faraones.

 

Visita obligada si se va con niños es el Museo de cera, donde podrán disfrutar descubriendo y fotografiándose junto a personajes históricos, famosos, deportistas y actores. La visita se puede completar con un descanso en su cafetería, donde se disfruta del inquietante y mágico Bosc de les Fades (Bosque de las hadas), un lugar único poblado por gnomos y criaturas fantásticas.

 

El Museo del Chocolate hará las delicias de los más golosos y para los deportistas lo mejor es visitar el Museo del Barça o el Anillo Olímpico, donde se puede revivir la Olimpiada de 1992.

 

Otras propuestas

 

Recorrer el Poble Espanyol , donde descubrir la arquitectura español de toda España desde los patios andaluces a las torres de Ávila es otras propuesta apta para toda la familia.

 

Además, los niños sin vértigo pueden subir a la Torre Collserola obra de Norman Foster, que con sus 268 metros es el edificio más alto de la ciudad. También la nueva Torre Agbar permite ver la ciudad a vista de pájaro. Esta torre sorprende también por su espectacular iluminación nocturna gracias a 4.000 puntos de luz y color.


Y no te olvides de…

 

-Visitar el Templo Expiatorio de la Sagrada Familia, la original obra de Gaudí, quien murió sin verlo terminado y donde está sepultado el arquitecto.

 

-Buscar caracoles en la torre de detrás de la catedral. Cuenta la leyenda que la mujer del maestro constructor de la catedral le engañaba, en venganza, el arquitecto le puso unos “cuernos” más grandes en forma de estatua. Pero la realidad es que los caracoles se colocaron en recuerdo de la plaga sufrida en el S. XVI mientras se edificaba el templo.

 

-Visitar la estatua de Colón construida en homenaje al descubridor, cuyo dedo índice señala hacia el mar y cuyo interior esconde un ascensor para subir hasta la semiesfera.

 

-Recorrer Las Ramblas y disfrutar de todo tipo de espectáculos callejeros, malabaristas, vendedores de animales y, como no, de los coloristas puestos de flores.

 

 

CUÉNTALE A TUS HIJOS

 

-El origen de Barcelona se remonta a unos 4.000 años atrás, finales del Neolítico, época de la que se han encontrado asentamientos humanos.

 

-Los romanos fundaron la ciudad a finales del siglo I a de C alrededor de lo que entonces era el monte Táber.

 

-Barcino es el nombre original de la ciudad, pero en la Edad Media también se la conoció como Barchinona, Barcalona, Barchelona, y Barchenona.

 

-Los edificios modernistas son numerosos en Barcelona. El modernismo es un estilo artístico urbano y burgués que surge como rechazo a las construcciones poco atractivas surgidas de la revolución industrial y que desarrolla nuevos conceptos basados en la naturaleza.

 

-La Sagrada Familia, una de las obras más importantes de Gaudí, comenzó a construirse el 19 de marzo de 1882 y aún no está terminada.

 

-El parque Tibidabo es uno de los más antiguos de Europa y el primero que se construyó en España, ya que data ni más ni menos que de 1899. Junto a las modernas atracciones conserva algunas antiguas como el Castillo del Terror

 

-La ciudad es conocida como la Ciudad Condal por haber sido sede del Condado de Barcelona entre los siglos IX y XVIII

 1 comentarios

Comentarios:

  Dice ser "Martina"  
viernes, 29 de octubre de 2010, 16:05

Yo fui no hace mucho con mi marido y lo pasamos fenomenal. Ahora toca con niños. Otro plan pero seguro que lo pasamos fenomenal.


Escribe tu comentario

Usuario:
Comentario:
Código:
Escribe aquí el código de seguridad:
Más noticias en Padresonones

© 2014 padres o nones | Todos los derechos reservados | Diseño Web | RSS