Padres o Nones.

Cómo elegir el mejor juguete para un niño

El juego es una actividad insustituible. Al jugar, además de entretenerse, el niño adquiere todas las destrezas y habilidades que le permitirán desarrollarse mental, física y socialmente

No sólo es importante jugar, también hacerlo con juegos adecuados a cada edad y situación

 

Jugar es sin lugar a dudas la actividad más importante, transcendental e insustituible de cualquier niño. A través del juego mejora su lenguaje, destreza, inteligencia e imaginación, aprende a conocerse a sí mismo y al mundo que le rodea, se motiva a superar retos y consigue integrarse en la sociedad de forma gradual.

 

Un niño que no juega, que no tiene juguetes, tendrá menos capacidad para desarrollarse tanto física, como mental e incluso socialmente.


Por eso elegir bien los juguetes es muy importante. No sólo deben entretener y por supuesto ser seguros, sino también deben ser adecuados a la edad del niño y ser capaces de desarrollar sus facultades.

 

Para ello existen varios tipos de juguetes:

 

Juegos de movimiento: canalizan la necesidad de movimiento del menor, dando más seguridad a su cuerpo, mejorando su equilibrio y desarrollando sus músculos

 

Juegos simbólicos: Son aquellos que crean situaciones. Permiten a los niños imaginar todo tipo de aventuras en una realidad diferente a la suya. En estos juegos pueden curar, comprar y vender, pilotar, cocinar o explorar la selva, lo que desarrolla su imaginación, lenguaje e inteligencia.

 

Juegos de construcción: bloques de madera, castillos de arena, cabañas o figuras de papiroflexia… con ellos el niño aprende a utilizar los objetos que tiene a su alrededor y le sirven de ayuda para desarrollar la capacidad de atención y concentración, así como a aprender las relaciones espaciales.

 

Juegos de reglas sociales: en equipos o individuales, de mesa o en la calle, todos ellos se rigen por reglas especificas y son un medio para que el niño aprenda a respetar a los demás, a jugar en grupo, a socializarse y respetar las normas.

 

Sea del tipo que sea, cada juego es adecuado a una edad y un juguete dado a un niño a una edad que no le corresponda no sólo no le divertirá, sino que tampoco le permitirá desarrollar las facultades y capacidades para lo que están pensados.

 

El juego, algo muy serio

 

Entre las capacidades que se desarrollan a través del juego destacan las sensoriales, ya que el niño comienza a conocer el mundo a través de los sentidos y manipular los juguetes le ayuda a potenciar sus sentidos

 

También se desarrolla la psicomotricidad y en la primera infancia al jugar se perfecciona el movimiento y el equilibrio. Para ello hay que buscar juegos que potencien la motricidad gruesa, que supone la adquisición y coordinación del control global de todos los movimientos del cuerpo (arrastre, gateo, andar, correr, trepar, pedalear), así como la motricidad fina que se refiere a los movimientos que requieren más precisión, concentración, habilidad manual y coordinación de ojos y manos.

 

Además, jugar permite también un desarrollo cognitivo, potenciando la atención, la memoria, la creatividad, el simbolismo, el lenguaje y la expresión, la organización espacial y el reconocimiento y diferenciación, así como la relación causa/efecto.

 

Jugando el niño consigue también un desarrollo social, ya que se relaciona y aprende normas, a ganar y perder, a esperar su turno, a seguir unas reglas…. Todo ello muy útil para su vida adulta.

 

Por último, hay que destacar el desarrollo afectivo. Todos los juegos van unidos a una cierta carga afectiva y fomentan la expresión espontánea de la personalidad, la descarga de tensiones o el desarrollo de la autonomía.

 

Cómo elegirlos

 

Dada la importancia del juego, la elección del juguete no puede dejarse al azar o seguir los dictados de la publicidad.

 

Cuando se vaya a comprar un juguete a un niño hay que buscar los que son recomendados para cada edad, los que llevan la etiqueta CE que garantizan su seguridad y elegir aquel que se ajuste más a lo que queremos potenciar en el niño.

 

Hoy en día algunos juguetes son tan perfectos y sofisticados que pueden “jugar solos” y convierten al niño en un simple espectador, que acaba aburriéndose y abandonándolo en un rincón.

 

Por todo esto, para que un juguete resulte beneficioso debe cumplir las siguientes funciones: 

 

- Divertir e interesar al niño.

 

- Despertar y activar sus facultades

 

Para más información se puede consulta la guía AIJU (Instituto Tecnológico del Juguete)

 

Recuerda:

 

-El niño tiene que ser el protagonista, el juguete debe ayudarle a jugar más y nunca sustituir su acción, dándole las cosas hechas o acabadas.

 

-Partir de las necesidades y preferencias infantiles y no de los gustos de los adultos.

 

-Tener en cuenta la edad del niño y su nivel madurativo.

 

-Regalar juguetes variados que desarrollen funciones diferentes

 

-Cuidar que los juguetes sean sólidos, seguros y duraderos, para ello es imprescindible que lleven la marca CE.

 

-No saturarle, sino dosificar el número de juguetes para no mantener la ilusión e interés.

 

-Hacer que se responsabilicen de sus juguetes. Buscar un lugar para que los guarden y ordenen y que se encarguen ellos de recogerlos y cuidarlos

 

-Regalar libros, los cuentes le introducen en un mundo fantástico, a la vez que potencian la atención y enriquecen su vocabulario

 

Hay que evitar:

 

-Que el juguete sea tan completo y sofisticado que el niño no pueda jugar con él y se limite a mirarlo o a utilizarlo de adorno.

 

-Regalar muchos juguetes, porque el niño necesita establecer una relación afectiva con cada uno y quererlos para sentir la necesidad de jugar con ellos.

 

-Creer que los juguetes más caros son siempre los mejores.

 

-Elegir los juguetes por la publicidad, en lugar de por sus características

 

Artículos elaborados con el asesoramiento de la pedagóga Mar Sánchez Marchori (Directora del Instiuto Valenciano de Pedagogía Creativa)

 deja tu comentario

Escribe tu comentario

Usuario:
Comentario:
Código:
Escribe aquí el código de seguridad:
Más noticias en Padresonones

© 2017 padres o nones | Todos los derechos reservados | Diseño Web | RSS